Rendirse o triunfar

Rendirse, es una palabra que provoca lástima.
 
Rendirse, un término adecuado para los cobardes.
 
Rendirse, un lamento para los mediocres.
 
Rendirse, una expresión que, ni aun ante la derrota, debe ser aceptada.
 
Rendirse es degradarse, perder total conciencia de la vida; es la actitud más humillante ante el desafío de existir; es negarse a sí mismo y renunciar a vivir; es perder la dignidad y el respeto por uno mismo; el olvidarse para siempre del mañana, de que seguramente va a amanecer; es la actitud del mediocre, de quien se ha negado a sí mismo la posibilidad de triunfar.
 
No existe alternativa: vencer o morir es la consigna del triunfador; no existen más caminos… Triunfar, es perseverar hasta lograr lo deseado.
 
Triunfar, es agotar hasta el último aliento luchando por lo que creemos.
 
Triunfar, es tener la certeza de que solamente apostando la vida hasta las últimas consecuencias, saldremos adelante.
 
Triunfar, es la única garantía de ser y vivir plenamente.
 
En nuestras manos está el sueño de existir: TRIUNFAR
 
Triunfador es quien reconoce la aportación de todos aquellos que lo ayudaron a llegar a la cumbre.
About these ads
Esta entrada fue publicada en Reflexión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s